La asignatura pendiente de la Fórmula 1: Las presentaciones de los equipos

¿El modelo actual de presentaciones de los equipos es el adecuado? ¿Se desaprovechan recursos y no se aprovecha el potencial?
Por Sergio Martínez
©Sutton

A lo largo de la historia de la Fórmula 1 se han visto presentaciones de equipos de todos los colores. Desde actos que paralizan una ciudad por completo a una mala foto en mitad de un circuito vacío en una fría mañana de Febrero. Generalmente es el ciclo económico el que determina el despilfarro dispuesto a cometer por el patrocinador del equipo, que es al final quién marca la pauta.

Imposible no recordar la gran presentación de McLaren Mercedes en 2007 en la ciudad de las artes y las ciencias de Valencia, acompañada de un 'roadshow' por las inmediaciones. En contraposición, equipos del fondo de la parrilla haciendo una triste foto en mitad de un circuito sin portar ningún patrocinador, un 'livestreaming' con continuos cortes e imposble de seguir, o un 'photocall' sin el diseño de la temporada a las 7:00 de la mañana justo antes del comienzo de los test de pretemporada.

Ciertamente una jornada de presentación es un evento bastante insulso. En él los equipos muestran en el mejor de los casos los colores que vestirán a lo largo del año en un vehículo que rara vez tiene que ver con el que más tarde compite en el primer Gran Premio del año. Un evento que se demora demasiado tiempo para algo que se podría resumir en un par de fotos o un vídeo de 30 segundos. Pero la realidad es que los aficionados llevan desde la última carrera del año demandando Fórmula 1 y tales shows se suelen recibir con los brazos abiertos generando una gran expectación.

Durante los últimos años y en concordancia con la normalización del uso de las diferentes redes sociales así como internet móvil, los equipos parecen estar intentando dar más importancia a las presentaciones involucrando a los aficionados, como hemos podido ver recientemente con los concursos propuestos por Mercedes o McLaren. Sin embargo, este sistema de “libertad” no permite aprovechar todo el potencial que podría tener.

Aunque los equipos intentan repartirse los días para asegurarse su espacio en prensa, rara vez lo logran, por lo que nos solemos encontrar con coincidencias, y no coincidencias cualquiera. Sin ir más lejos, este 24 de Febrero tanto Ferrari como McLaren, dos de los fabricantes históricos, desvelarán sus vehículos. Y aquí es quizás donde va siendo hora de que la Fórmula 1 tome partido, más aún con la llegada de Liberty Media la cual ha prometido potenciar precisamente este tipo de cosas.

Y es que mientras la NASCAR tiene todo un fin de semana previo a las 500 de Daytona a modo de presentación e incluso MotoGP cuenta con los test IRTA, la Fórmula 1 desaprovecha la oportunidad de un gran show donde desvelar tanto el diseño de los vehículos como la posibilidad de verlos rodar sus primeros metros, haciendo un verdadero 'filming day', haciendo un evento muy apetecible tanto para el público como para las televisiones, en definitiva, creando un producto vendible del que tanto espectadores como patrocinadores.

Aunque es evidente que los equipos tendrían que estar dispuestos a tal cosa, la Fórmula 1 debería dar un golpe en la mesa, como en la NASCAR, como en los test IRTA de MotoGP, y forzar una jornada de la que todos los equipos puedan salir beneficiados del primero al último sin distinción, a riesgo de perder la posibilidad de realizar eventos grandilocuentes como el anteriormente mencionado de McLaren en Valencia en 2007.

Publicidad