Russian Time se cuestiona la utilidad de la GP2 como camino a la F1

Svetlana Strelnikova se ha mostrado contrariada por los últimos pilotos que han alcanzado la Fórmula 1 sin tan siquiera tocar uno de los vehículos de la llamada antesala de la Fórmula 1.
Por Sergio Martínez
©Sutton

Mucho tiempo ha pasado desde que en 2005 la GP2 Series apareciera en escena para sustituir a la Fórmula 3000, la cual estuvo en vigencia casi 20 años. Durante este tiempo, hasta 30 pilotos han llegado a la Fórmula 1 tras pasar por el campeonato de Bruno Michel, contando entre ellos con dos campeones del mundo como Nico Rosberg y Lewis Hamilton. Sin embargo, aunque siempre ha habido pilotos dispuestos a saltarse este paso, y no precisamente por una serie de características similares como las World Series, sino por supuestos pasos intermedios como Fórmula 3 o GP3.

Max Verstappen, Esteban Ocón, Valtteri Bottas, Daniil Kvyat o Pascal Wehrlein son algunos de los pilotos que se han saltado este paso que se presupone obligado, consiguiendo además grandes resultados. Esta situación hace que algunos se cuestionen la utilidad de la GP2, y no solo aficionados o pilotos, sino jefes de equipo de la categoría, como Svetlana Strelnikova, responsable de la estructura Russian Time, la cual ha sido campeona de equipos de la categoría; “Si puedes ir a Fórmula 1 directamente desde campeonatos de iniciación, ¿Cuál es la función de este campeonato?”, explicó la dirigente rusa a Autosport.

“Antes y durante muchos años, había un programa. El piloto llegaba a una fórmula de iniciación desde el karting, entonces pasaba a la Fórmula 3 y más tarde a la Fórmula Renault 3.5 o GP2, pero ahora llegan desde Fórmula 3 ignorando la GP2 o las World Series. Esto hace que nos preguntemos cómo funciona este sistema. Es muy difícil para un equipo estructurar su negocio con esta situación.”, añadió Svetlana, quien en la última temporada tuvo a su cargo a Artem Markelov y a Raffaele Marciello, con el cual incluso llegó a luchar por el título de pilotos hasta el final.

Para Stvetlana, la situación se puede volver incluso más crítica en el futuro, cuando la organización obligue a los equipos a comprar un nuevo coche. “Incluso la Fórmula 3.5 ya es cara, y nosotros (GP2) más todavía. Este año se ha perdido un equipo (Carlin) y encontrar pilotos es muy difícil. En un año tendremos coches nuevos y esto hace aumentar la imprevisibilidad, algo que no nos gusta en los equipos. Renovar los vehículos requiere un gran presupuesto, y sin las aportaciones de los pilotos, no será posible.” contestó la jefa de Russian Time, que finalizó con una fuerte duda sobre la continuidad del campeonato y en qué condiciones, cuando éste decida cambiar de vehículo para la temporada 2018.

Publicidad