El rincón del análisis: carrera del GP de México F1 2016

El riesgo en la estrategia se vio recompensado el domingo

Si comparamos sus carreras contra las de Lewis Hamilton: ¿Qué estrategia fue mejor? La de dos paradas (superblando, medio, blando) de Daniel Ricciardo, el uso del blando y luego medio de Sebastian Vettel, el doble stint de medios y empezar con blandos como Kimi Raikkonen, o la clásica de empezar con superblandos e ir hasta el final con medios al estilo de Max Verstappen quizá...
Por Tomás Slafer (@TSlafer)
© Sutton - Lewis Hamilton cruza la meta en México

Estaba claro. Como advertimos el pasado viernes, la carrera de México no tiene las características necesarias como para ver un gran espectaculo en pista. Eso sí, quedó todo maquillado por amables mensajes por radio, la paz en los despachos y el respeto en pista del fin de carrera. O no...

Mejor no hablar de esos temas cuando pudemos ver a posteriori la belleza del juego estratégico de los equipos que disputan los tres primeros puestos del Mundial y que lucharon por la victoria o el podio en el Autódromo de los Hermanos Rodríguez.

Vemos en el gráfico inferior la referencia de Lewis Hamilton en la línea verde que marca el 'cero' como la carrera perfecta. A partir de allí, tendremos abajo todos los tiempos por vuelta durante las 71 del GP de los dos pilotos de Red Bull y los dos de Ferrari.

Entre las 1.704 cifras que podemos ver fácilmente detectables en líneas de colores abajo de estas palabras -que han sido analizadas en exclusiva por CarandDriverTheF1.com- podremos ver la diferencia de tiempo de dichos pilotos contra el vencedor de la prueba.

Al inicio, podemos ver como Daniel Ricciardo no pierde tanto tiempo en boxes (unos diez segundos aproximadamente en lugar de los casi 30 que se pierden en situaciones normales) después de entrar en el primer giro gracias al coche de seguridad.

Después, el aussie cae mucho dado el tráfico que tiene que sortear. También se viene abajo Sebastian Vettel en relación a su compañero de equipo, dado que Kimi Raikkonen tuvo aire más limpio y Vettel estuvo estancado detrás de unos Williams que superaban los 370 km/h.

El que mejor ritmo imprimía, sin contar a los Mercedes, era Max Verstappen en ese momento, que al llevar superblandos tuvo que parar en el 12º giro y salió a unos 25 segundos del líder, distancia que en la vuelta 21 se vería reducida a menos de 15, y en parte porque Ricciardo estaba por delante suyo hasta ese momento.

Kimi también pasa por boxes y por eso cae detrás de los Red Bull en el momento que todos llevaban el compuesto medio en sus coches. Todos menos un Vettel que de repente se coloca líder de la carrera. Cinco segundos de ventaja sobre Hamilton (diferencia negativa de segundos en el gráfico) y los hace durar hasta mñas de 30 vueltas.

El alemán para en boxes después de arriesgarse y cae en sexta plaza. Supera sin drama a su compañero de equipo cuando el Iceman para por segunda vez en la vuelta 43. Ese momento fue un poco ridículo. Raikkonen empieza con blandos (que a Vettel le duran 35 vueltas de 71 que tuvo la carrera) y después pone medios (que a Ricciardo le aguantaron 45 giros y a Vettel 40, y a Felipe Nasr, 62 vueltas seguidas).

En esa tanda intermedia con medios, Raikkonen no solo es una sangría de tiempo, sino que aguanta solo veinte vueltas esas gomas para poner medios usados de nuevo. Entre eso y quedarse detrás de otros pilotos con motor Mercedes, vemos como el ritmo de Raikkonen simplemente es muy triste desde la vuelta 50 hasta el final. 

Pero volvamos con Vettel, que imprime un ritmo muy fino con los medios y se beneficia de que Verstappen ha apurado mucho a Rosberg cuando todo el mundo creía que el holandés debía ir a dos paradas y que podía atacar con esas gomas.

Resultó que los medios eran la goma ideal de carrera, como ya habíamos predicho el viernes, y al tener que ir al final, vemos desde la vuelta 49 en el gráfico como se dibuja un triángulo entre las líneas de Verstappen y Vettel, pues el alemán le recorta a un gran ritmo, hasta que llegan a estar virtualmente pegados en la vuelta 47.

Pero la estrategia más bonita del día fue la de Ricciardo, que después de verse obligado a parar al inicio (por haberse tocado con Vettel igual que en 2015 en la primera vuelta), se inventó un gran stint intermedio con medios y luego optó por los blandos.

Vemos que con la pista engomada y menos gasolina, las gomas de la franja amarilla funcionaron a la perfección para el aussie, que dibujó un triángulo mucho más claro y que casi da vértigo con la línea de Vettel. También se aproximó mucho al final, pero aunque acabó 3º por sanciones posteriores, cruzó la meta quinto.

comment-wrapper.tpl.php

Publicidad